jueves, 3 de noviembre de 2016









Ahora ya las palabras han perdido su significado, todos los silencios se vuelven cada vez más sonoros, las letras se derriten, las sílabas se congelan, las palabras no dichas se confunden, ahora todas las mentiras tienen sentido, ahora todo parece más real, las eternas y continuas separaciones parecen más largas, más lejanas, los nombres ya no significan nada, solo queda olvido y silencio, qué decir, por qué implorar, a quién perdonar, a quién pedir, a qué seguir ahora que los espacios se han vuelto eternos, fríos y callados, ahora ya no duele, solo puedo esperar nada, ahora todo está roto, ahora todo está perdido, entre millones de hojas secas se quedaron todas las cosas, la voz, la mirada, aquella aparente ternura de manos dulces, de sueños blancos entre sábanas y almohadas... y palabras vacías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada